SCP y el Impuesto Sociedades

Como muchos ya sabéis, a partir del próximo 1 de enero de 2016 las SCP (Sociedad Civil Particular) pasan a tributar por el Impuesto sobre Sociedades (IS).

Requisitos

Simplemente dos:

1-Que tengan objeto mercantil, que son la mayoría de las aquellas que realizan una actividad económica, excepto que se dediquen a una actividad agrícola, ganadera, forestal, minera, o profesional.

2-Que tengan personalidad jurídica, que para Hacienda equivale a haber solicitado un Nif.

Consecuencias

1-El posible beneficio no se repartirá o atribuirá como hasta ahora a cada socio, que lo imputaba en su declaración de Renta (IRPF), sino que la sociedad directamente pasará a tributar inicialmente al tipo general del 25% del IS.

2-Obligaciones formales que conlleva el tributar por IS. Será necesario llevar una contabilidad como cualquier SL junto a otras obligaciones, como presentar cuentas anuales, legalización de libros de contabilidad y la misma declaración del IS.

3-Dejará de ser aplicable el sistema de módulos (estimación objetiva) y el recargo de equivalencia.

4-Al aumentar las obligaciones formales, también aumentarán los gastos de gestión en asesorías.

Reflexiones

Si hasta ahora no había convenido constituir una SL, porque las ventajas no superaban a los inconvenientes ¿por qué habría de serlo ahora?

Esta modificación normativa también parece contraria al espíritu de la ley del emprendedor para facilitar la creación de empresas.

Soluciones

En principio parece haber tres.

1-No hacer nada, con lo que las consecuencias son las ya apuntadas.

2-Crear o transformarse en una SL. Si nos llevamos lo malo, lo ya apuntado, al menos limitemos la responsabilidad que puedan tener los socios al capital que aporten a la sociedad, y no con todo el patrimonio de los socios de forma ilimitada, como hasta ahora.

3-Pasar el negocio a una o varias personas. Y aquí hay que mirar la forma en que más convenga, y los costes que pueda tener, que también los habrá.

dudas muñeco

Interrogantes

Se abren a partir de aquí varios y de gran trascendencia, sin que por el momento haya un criterio claro por parte de Hacienda. Podríamos extendernos más, pero mientras, conviene apuntar alguno de los interrogantes que quedan abiertos.

-¿Cómo se retribuirá a los socios de la SCP? ¿es posible vía nómina o únicamente podrán a través de  dividendos, pagando primero el 25% por IS la sociedad y luego en la renta del socio en la base del ahorro?

-¿Afectará también a las comunidades de bienes (CB) que realicen una actividad económica?

-¿Afectará a las sociedades de profesionales la nueva norma si finalmente se aprueba el nuevo Código de Comercio? ¿Afecta en algo la clasificación en el IAE?

-¿Aumentará la cuota mínima de autónomos en un 20% por pasar a ser autónomo societario?

Sea cuál sea vuestra opción os sugiero contactar rápidamente con un asesor fiscal antes de finalizar el año.

Por nuestra parte, quedamos a vuestra disposición.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *