Una Idea

Una idea, la de ofrecer los servicios de asesoramiento y gestión fiscal, contable, mercantil y laboral, todo ello dirigido a la pequeña y mediana empresa.

Lo significativo de esta propuesta de servicios es que está realizada por abogados, cada uno especializado en su propia área.

Se trata éste de un sector que no está regulado, en el que no es preciso disponer de una titulación mínima para poder ejercer como asesor fiscal. Cualquier persona con unos conocimientos mínimos se puede arrogar el título de asesor fiscal y captar clientes para los que prestar sus servicios. En el asesoramiento laboral ocurre lo mismo.

Sin embargo se trata de un área que requiere de unos conocimientos profundos, de una especialización, que debe conocer las leyes de los distintos impuestos que existen y las normas que las desarrollan. Qué hacer en caso de inspección, si hay que interponer un recurso o qué hacer si me embargan. Todas estas materias están contenidas en leyes, y quién mejor que un abogado que las conozca y las aplique.

Los mayores problemas que se encuentra una empresa en este ámbito es en sus relaciones con Hacienda, o con la Seguridad Social; en cuanto a Hacienda, con ella no va a tener problemas en cuanto a la aplicación de un ratio o un cash-flow (siendo ellos importantes) de lo que va a discutir generalmente es acerca de conceptos, el concepto es lo importante, como si este IVA es deducible, de cuánto tiempo dispongo para deducirlo, y aquí hay que conocer los criterios de Hacienda y de los tribunales, ya sean administrativos o de justicia, incluidos los tribunales europeos.

Un correcto asesoramiento y una buena gestión empresarial debe contar con una visión jurídica que dote de coherencia y sentido a la organización empresarial.

En esta materia los mayores entendidos son abogados fiscalistas, hablamos de un asesoramiento y planificación fiscal que ahorre impuestos. Si las grandes empresas acuden a los despachos de abogados para que les asesoren en la materia por algo será.

Un par de citas:

Como decía un antiguo jefe “todos tenemos un socio tonto que es Hacienda, al que tenemos que pagar, pero lo menos posible”.

“Con frecuencia el buen asesoramiento no se valora, pero el mal asesoramiento se sufre siempre.”