2020. El Impuesto de Sucesiones en Catalunya

2020. El Impuesto de Sucesiones en Catalunya

Con la Ley 5/2020, de 29 abril, de medidas fiscales, financieras, administrativas y del sector público en Catalunya, aprobada en plena pandemia, tenemos novedades importantes en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD) en Catalunya.

Su entrada en vigor ha sido el 1 de mayo de 2020, por lo que tiene efectos para cualquier supuesto acaecido a partir de esa fecha.

El título II, capítulo II de la ley aprobada, recoge las modificaciones que tratamos a continuación.

Hay cambios importantes, especialmente en la aplicación de bonificaciones y con la recuperación de los coeficientes multiplicadores para algún grupo de parentesco.

Estudios de expertos han cuantificado su incidencia para algunos casos, llegando a multiplicar hasta por siete el impuesto a pagar.

Las tablas de gravamen se mantienen, aunque es la aplicación de las nuevas reglas lo que incrementa la cuota a ingresar.

Coeficientes multiplicadores

Se recuperan para los grupos I y II (descendientes, cónyuge y ascendientes),  en función del patrimonio preexistente.

A partir de 500 mil y hasta 2 millones de euros el coeficiente es 1,1

De 2 a 4 millones el coeficiente es 1,15

Y a partir de 4 millones el coeficiente se sitúa en 1,2.

Esto significa que la cuota tributaria del impuesto se incrementa en un 10, 15 o 20%, respectivamente, según el patrimonio que el heredero posea con anterioridad a la sucesión o donación.

Bonificaciones

Se establecen nuevas tablas de bonificaciones de forma diferenciada para los grupos I y II.

Se reducen de forma significativa las aplicables al grupo II, descendientes mayores de edad y ascendientes. Esto supone un incremento sustancial en la tributación.

La nota positiva es que se mantiene la bonificación del 99% para el cónyuge.

Otro cambio importante en las bonificaciones

El nuevo artículo 58 bis, apartado 4 de la ley 19/2010(ISD) reduce bonificaciones y reducciones.

La reducción por vivienda habitual del 95% permanece invariable.

Sin embargo existen otras reducciones, denominadas rogadas (entre otras aquellas relacionadas con activos afectos a un actividad económica o por la tenencia de participaciones en entidades –empresa familiar– que permiten una reducción de hasta un 95% del valor a declarar) que hasta ahora permitían su aplicación y, de forma simultánea, la bonificación por parentesco, aunque reducida a la mitad en caso de aplicación de las reducciones rogadas. Con la modificación aprobada se eliminan, de tal forma que ahora habrá que escoger entre la reducción rogada o la aplicación de la bonificación por parentesco. Esto significa que para ver la opción más ventajosa hará que afinar mucho en los cálculos a realizar para la declaración del impuesto.

Conviene que todo aquél que tenga planificada su herencia y patrimonio a tenor de la anterior normativa, y entre otros, quien pretenda la reducción del 95% por empresa familiar, la revise con detalle si quiere evitar un buen susto.

Gracias por la atención.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *